Crítica: "Fe de errores. Una historia de periodistas", de Albert Montagut | Cine de Escritor

28 diciembre 2014

Crítica: "Fe de errores. Una historia de periodistas", de Albert Montagut

Crítica de Fe de Errores de Albert Montagut, por Alba Benesiu

Ficha técnica

Libro Fe de Errores, de Albert Montagut
Título: "Fe de errores. Una historia de periodistas"

Autor: Albert Montagut

Editorial: Temas de Hoy

Páginas: 480

Precio: 20 euros

ISBN: 978-84-8460-763-2





Resumen 

"De los errores también se aprende", reza el dicho. Quizá sea porque, aunque una experiencia haya sido negativa, la lección que aprendes te sirve para siempre. Ésa es la esencia de "Fe de errores": cómo enfrentarse a los deslices de la profesión periodística y sobrevivir en el intento.

El autor es todo un experto en la materia: Albert Montagut se licenció en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, y ha trabajado siempre en la prensa escrita (Catalunya ExpressMundo DiarioEl Periódico de Catalunya y El País)También fue director de El Mundo de Catalunya, ha estado vinculado a El Mundo del siglo XXI y dirigió el periódico ADN desde 2007 hasta su cierre en diciembre de 2011.  En el libro, Montagut hace un recorrido por su profesión desde sus inicios hasta el 2009 intercalando hechos importantes en la historia del periodismo. Entre ellos está la gran incidencia de la película Todos los hombres del presidente, que trata de forma fidedigna el escándalo del Watergate (1970). Habla también de la cobertura de la muerte de la princesa Diana de Gales, el ataque de Al Qaeda contra las Torres Gemelas, el atentado en Madrid el 11-M y el Golpe de Estado del 23-F. Reflexiona acerca de la credibilidad que le dan los periodistas a sus fuentes y la pasión que se debe sentir para trabajar en algo relacionado con el periodismo. Montagut declara sentir amor por el reporterismo, una práctica quizá algo infravalorada en las redacciones, pero que a él le apasiona. Habla de periodistas que le marcaron y ayudaron en su carrera, como Mercè SalaJosep Martí GómezCarlos MendoWilliam D. Montalbano y Pedro J. Ramírez. Elogia el trabajo de Antonio Asensio.


Opinión 

El libro es toda una lección para cualquier estudiante de Periodismo, periodista o persona interesada en el tema, es decir, para los apasionados del periodismo y que lo ejercen o pretenden ejercerlo algún día: Montagut admite que cometió errores, pero también es cierto que siempre tuvo la suerte de su parte; cualquier otro periodista podría haber sido despedido o escarmentado por dejar pasar noticias tan importantes como las que presenciaba. Algunas de las anécdotas que cuenta en el libro son las siguientes:


  • Cuando va a la redacción del periódico El Correo Catalán para preguntar si puede hacer prácticas allí y le dicen que no, decide preguntar por Josep Martí Gómez, que escribía la columna Ver, oír y callar. De no ser por eso, quizá no hubiera empezado tan pronto a trabajar en el ámbito del periodismo (Página 23).
  • Paseando por el paseo de Gràcia de Barcelona, frente al Hotel Majestic, un adolescente se le acercó con la mano en el vientre y la camisa ensangrentada: le habían asaltado y clavado una navaja. No se atrevió a seguir el acontecimiento y por tanto perdió la exclusiva; Montagut muestra su vergüenza ante ese comportamiento, y se jura no volver a dejar pasar una información tan valiosa (Página 31).
Resumiría el contenido del libro en las siguientes ideas clave:


  • Impacto de las fotografías y el examen de conciencia a la hora de publicarlas (como en el caso del dilema si sacar a la luz el cadáver desmembrado de María Teresa Mestre).
  • No aprovecharse de las fuentes de información, nunca.
  • En el momento en el que una redacción sólo busca beneficio económico, abandona el periodismo de calidad.
  • Lo más importante es saber dónde está la historia y cómo transmitirla con veracidad y una rapidez adecuada, contrastando todas las fuentes de las que se disponga, pero nunca hay que pensar el titular como si fuera lo único importante de la noticia. Como bien dice Montagut, "la prisa por publicar un artículo es lo que lleva a los periodistas a cometer errores".
  • Algunos reporteros perdieron oportunidades que él aprovechó: "Al día siguiente observé con perplejidad cómo actuaban los corresponsales españoles en Washington. A sabiendas de que el alcalde [Maragall] iba a visitar al vicepresidente George Bush en la misma Casa Blanca, ninguno de ellos acudió a cubrir la información. Ninguno" (Página 153).

Citas interesantes

Cuando la fascinación por saber qué ocurre se complementa con la posibilidad real de contar lo que uno ha visto y oído y esa acción se considera de forma inconsciente un privilegio, se alcanza el escalafón más alto de la información y se entra de lleno en la esencia de lo que denominamos periodismo.

Es deber de los profesionales saber en qué casos y dónde se traza la línea de lo moralmente correcto, por encima de otros detalles. Y esta consideración  moral supera claramente el propio derecho a informar.
Una parte esencial de ser periodista es sobrevivir sin perder la ilusión.
Los periodistas han optado por la pura y mera transmisión de las noticias, alejándose del espíritu y afán de aventura que sin duda les atrajo al principio: la pasión por el periodismo.
Sólo desde la objetividad, la tranquilidad y el análisis se puede aspirar a encontrar la verdad de las cosas.


En el siguiente vídeo, Montagut explica las anécdotas del libro en una entrevista muy completa sobre su vida y su profesión:


~Publicado originalmente el 4 de enero de 2012 en el blog de Producción Periodística del Grupo 12 (eliminado de la Red)~


Comparte si te ha gustado ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si comentáis y queréis recibir una notificación de la respuesta en vuestro correo, por favor seleccionad "Avisarme"; para dejar de recibir las notificaciones basta con desactivar la opción.

Contesto a todos los comentarios, pero no puedo aceptar premios. Aunque os agradezco las nominaciones, tener que contestar a tantas preguntas parecidas una y otra vez me quita tiempo para sacar el blog adelante. Espero que lo entendáis :)