Libro versus Película: "Rebelión en la granja" (George Orwell vs. Joy Batchelor y John Halas) | Cine de Escritor

20 enero 2015

Libro versus Película: "Rebelión en la granja" (George Orwell vs. Joy Batchelor y John Halas)

Rebelión en la granja, de George Orwell vs Joy Batchelor y John Halas - Cine de Escritor
Esta entrada contiene spoilers, estás avisado :)


Argumento / Sinopsis

Los animales de la Granja Manor están hartos de los abusos del señor Jones. Una noche el cerdo más anciano e inteligente, Major, propone una rebelión que permita, a largo plazo, extinguir a los hombres y ocupar su lugar. Cantan una canción que simboliza sus deseos de futuro. Major muere poco después de su discurso, de modo que los cerdos Napoleón y Snowball se encargarán de liderar a los animales para acabar con la esclavitud a la que se ven sometidos diariamente.

Hambrientos al no haber recibido sus raciones diarias, rompen la puerta del granero en busca de comida. Jones y sus hombres les golpean. Los animales presentan batalla, expulsando a Jones del lugar y nombrándose nuevos propietarios de la Granja Manor, que pasará a llamarse Granja Animal ("Animal Farm", el título original de la novela y la película).

Lo primero que hacen es destruir los instrumentos con los que les torturaban (cadenas, látigos, argollas, cuchillos para la castración…). Después los cerdos empiezan a organizar las tareas, como recoger el heno o cultivar la comida. Para no olvidar las sabias palabras de Major, Snowball escribe -siete mandamientos en la novela, cinco leyes en la película- en la pared trasera del establo que resumen el espíritu de su revolución:

En la novela

  1. Todo lo que camina sobre dos patas es un enemigo.
  2. Todo lo que camina sobre cuatro patas o tiene alas es un amigo.
  3. Ningún animal llevará ropa.
  4. Ningún animal dormirá en una cama.
  5. Ningún animal beberá alcohol.
  6. Ningún animal matará a otro animal.
  7. Todos los animales son iguales.

En la película

  1. Ningún animal dormirá en una cama.
  2. Ningún animal beberá alcohol.
  3. Cuatro patas bueno, dos pies malo.
  4. Ningún animal matará a otro animal.
  5. Todos los animales son iguales.

Los resumen en una sola frase para que sean más fáciles de recordar: "Cuatro patas, sí, dos patas, no". Cuando la aprenden, las ovejas no dejarán de repetirla siempre que les apetezca.

Los animales leen las normas de los cerdos en Rebelión en la Granja - Cine de Escritor

Se informa de la revolución a los animales de otras granjas para que se unan a su causa; algunos lo consiguen, otros no tienen tanta suerte.

Todo parece ir bien hasta que Snowball propone la construcción de un molino de viento que suministraría energía eléctrica para la granja, dándoles luz en las cuadras, calefacción en invierno y una maquinaria actualizada. En ese momento Napoleón, que está en contra del molino, llama a los perros que ha estado criando en secreto para que acaben con su contrincante. Snowball sale corriendo y -se escabulle tras el agujero de un seto y no vuelve a aparecer en el libro, los perros le matan en la película-. Ahora Napoleón es el líder, y su mano derecha, otro cerdo llamado Squealer.

Napoleón asegura que Snowball era un traidor, pues estaba confabulado con Jones desde el principio. Se apropia de la idea del molino y añade que no habrá más asambleas como aquélla, sino que a partir de ese momento un comité a puerta cerrada formado por cerdos tomará las decisiones y las hará llegar al resto. Ninguno le contradice.

Poco a poco los cerdos van obteniendo más privilegios que el resto de los animales y quebrantando las leyes que establecieron; sin embargo, cuando algún animal va a leerlas a la pared del establo para saber si su memoria le falla, descubre que, efectivamente, estaba equivocado: por ejemplo, cuando los cerdos beben alcohol, en la pared pone "Ningún animal beberá alcohol en exceso". Nadie sospecha que es Squealer quien modifica las normas bajo las órdenes de Napoleón.

Napoleón anuncia que comerciarán con un hombre llamado Whymper a cambio de huevos. Las gallinas se niegan y provocan un revuelo, pero son duramente reprimidas y no tienen más remedio que hacer lo que se les ordena.

Todos los animales excepto los cerdos pasan hambre, frío y trabajan duramente en la construcción del molino; -el más implicado es el caballo de carga Boxer en la novela; los más implicados son el caballo de carga Boxer y el burro Benjamin en la película-. Por otra parte, Napoleón les prohíbe cantar alegando que su canción es un himno a la liberación y a la revolución, pero como son libres ya no es necesaria.

Los hombres de las granjas cercanas irrumpen en la granja y abren fuego. En medio del revuelo ponen dinamita en el molino y lo hacen saltar por los aires. Esto les devuelve la valentía a los animales para echarles de sus tierras.

Durante la reconstrucción del molino Boxer se desmaya. Napoleón dice que ha llamado a los humanos para que le lleven al hospital; los animales descubren que la furgoneta está llevando a su camarada al matadero. Chillan a Boxer para que baje del vehículo, pero el caballo, viejo y cansado, no logra escapar de su destino.

Poco después Squealer comparece ante todos diciendo, con lágrimas en los ojos, que Boxer ha muerto en el hospital, pero que sus últimas palabras fueron de apoyo para su querido líder Napoleón. Añade, con una mirada de advertencia, que ha escuchado rumores de que Boxer fue llevado en realidad a un matadero; les advierte que no crean esa mentira.

Ilustración de Ralph Steadman para Rebelión en la Granja - Cine de Escritor

FINAL DE LA NOVELA

Años después los animales han terminado el molino, pero sólo lo usan para moler el maíz, que les proporciona importantes beneficios económicos. Están construyendo un segundo molino para las dinamos. Según Napoleón, la verdadera felicidad radica en "trabajar duro y vivir frugalmente". Todos siguen pensando que, a pesar de todo, están mejor ahora que con Jones.

Durante una semana Squealer mantiene a las ovejas apartadas con la excusa de que les está enseñando una nueva canción. Cuando las ovejas vuelven, los animales descubren que los cerdos han aprendido a caminar sobre dos patas y que las ovejas ya no balan "¡Cuatro patas, sí, dos patas, no!", sino: "¡Cuatro patas, sí, dos patas, mejor!".

En la pared del establo sólo hay un mandamiento: "Todos los animales son iguales pero algunos animales son más iguales que otros".

A la semana siguiente llega a la granja una delegación de agricultores vecinos para una visita de inspección. Cuando los animales se asoman por la ventana para ver la reunión entre los cerdos y los hombres, son tan parecidos los unos de los otros que no saben distinguirlos.


FINAL DE LA PELÍCULA



¿Qué tienen en común el libro y la película?

  • El argumento de la historia (excepto el final)
  • El uso del término "camarada" para referirse a otro a animal
  • Las palomas como medio de comunicación: cada vez que la Granja Manor quiere hacer un comunicado al exterior, recurre a las palomas.
  • La manipulación de los cerdos: la historia es una sátira acerca de los poderes políticos (concretamente al régimen soviético de Stalin; os recomiendo esta entrada de Wikipedia para comprender qué representa cada personaje de "Rebelión en la granja") y, aunque en el libro sean muchísimo más sutiles y convincentes con sus discursos, ambas versiones nos muestran a un Napoleón y a un Squealer que saben lo sencillo que resulta manipular a los demás animales para conseguir lo que quieren. 
  • Los "cómplices" de Snowball y los "agentes secretos" de Jones: "Eran los mismos cuatro cerdos que habían protestado al abolir Napoleón las reuniones de los domingos. Sin más coacción confesaron que habían estado secretamente en contacto con Snowball desde su expulsión, que habían colaborado con él en la destrucción del molino de viento y que habían acordado con él traspasar la Granja Animal al señor Frederick. Añadieron que Snowball había admitido ante ellos, en privado, que llevaba muchos años siendo agente secreto de Jones. Al terminar la confesión, los perros se apresuraron a destrozarles la garganta, y Napoleón, con voz terrible, preguntó si algún otro animal tenía algo que confesar" (capítulo 7). La escena no se refleja con la misma fidelidad en la adaptación cinematográfica, pero sí el mensaje.

¿En qué se diferencian?

  • En la relación entre Benjamin y Boxer: en la novela, Clover (una yegua) y Boxer (un caballo de carga) siempre se apoyan en todo; el burro Benjamin es viejo, terco, sabe leer muy bien y suele ir a su aire, aunque nunca admitirá que admira a Boxer, y es el único que se da cuenta de la manipulación de los cerdos, pero no hace nada porque piensa que las cosas seguirían igual de mal (capítulo 1). En la película no aparece Clover, y Benjamin y Boxer son muy buenos amigos. Por otro lado, este Benjamin se duerme durante las clases, pero le importa tanto la granja que acaba promoviendo la rebelión que aplastará a los cerdos al final del largometraje.
  • En la educación y la organización de los animales: Orwell hace que los más inteligentes, es decir los cerdos, eduquen a los menos inteligentes. Napoleón, Snowball y Squealer elaboran un sistema de pensamiento basado en las enseñanzas de Major y lo denominan "animalismo". Los más fieles a él son Clover y Boxer. Los cerdos aprenden a leer y a escribir en tres meses (capítulo 2); en la película no se menciona el animalismo, la educación comienza cuando han pasado cinco meses de la rebelión (lo que no deja de ser curioso porque, días atrás, los animales supieron leer las leyes escritas en la pared del establo) y se organizan al instante, mientras que en la novela tardan algún tiempo.
  • En el conflicto por el molino de viento: el Snowball de Orwell dibuja, con una tiza, los complicados planos del molino en el suelo de madera de un cobertizo que usa como estudio (capítulo 5). Al principio Napoleón está en contra del proyecto, llegando a orinar sobre los dibujos, pero luego se mostrará a favor. El molino de viento comienza a construirse cuando Snowball ha huido, y es destruido dos veces: la primera, por un viento muy fuerte, aunque Napoleón les hace creer que ha sido Snowball (capítulo 6); la segunda, los granjeros horadan la base del molino y lo vuelan con pólvora porque no les parece natural que una granja sea administrada por animales (capítulo 8).
En la película, Snowball hace un boceto en una hoja y Napoleón dice que la idea es suya. Los hombres destruyen el molino, furiosos al ver que Whymper gana muchísimo dinero gracias al trabajo de los animales. Jones va por su cuenta y lo hace volar por los aires con dinamita, nadie le ve ponerla.

Reconstruyendo el molino de viento, en Rebelión en la granja - Cine de Escritor

  • En los perros guardianes de Napoleón: las perras de la granja, Jessie y Bluebell, tienen nueve cachorros entre las dos. Cuando éstos destetan, Napoleón se los lleva para darles una buena educación (capítulo 3). No los recordaremos hasta el capítulo 5, cuando, un poco más crecidos y con collares tachonados de clavos, comienzan a perseguir a Snowball por orden de Napoleón. En la película, los animales entran en la casa de Jones tras haberle expulsado del lugar y deciden no entrar más allí; mientras queman sus instrumentos de tortura, Napoleón saca de la casa a ocho cachorros blancos (la madre había muerto durante la batalla); de mayor serán diez de color negro.
  • En las condecoraciones militares: tras la victoria en la Batalla del Establo, los animales deciden crear las condecoraciones "Héroe animal de primera clase" para Snowball y Napoleón, y "Héroe animal de segunda clase" para la oveja muerta en combate, aunque en realidad son adornos de latón (capítulo 4). Más adelante Napoleón se otorgará ambas menciones (capítulo 9). El Napoleón de la película se pone una medalla, sin ninguna ceremonia, cuando ganan la segunda batalla, y al final de la película uno de los cerdos líderes les pone la medalla a otros tres para animarles a que sus animales trabajen más y coman menos.
  • En el intercambio con el exterior: en el libro, Napoleón negocia con Whymper para conseguir, de las granjas vecinas, materiales que no pueden producir (queroseno, clavos, hierro para las herraduras de los caballos) a cambio de huevos. En la adaptación no queda comida en la Granja Animal, Whymper escucha la noticia y va a negociar con el cerdo.
  • En el camuflaje de los animales: en esta escena, que fue inventada para el largometraje, los habitantes de la granja se disfrazan para tender una emboscada a los hombres cuando regresar a pelear. Los cerdos pintan a las ovejas de verde para confundirlas con el follaje; a las cabras, de los colores de los muros... Comprendería la necesidad de este detalle si fuese una película para niños pero, dado el argumento y las escenas tan macabras que tiene, es totalmente irrelevante.
Vacas camufladas en Rebelión en la granja - Cine de Escritor

  • En el significado del lazo: los treinta y un cerditos, hijos de Napoleón, "hacían ejercicio en el jardín y se les recomendaba no jugar con otros animales jóvenes. También por esa época se estableció como regla que cuando un cerdo y cualquier otro animal se encontraran en el camino, el otro animal debería apartarse; y también que todos los cerdos, sin distinción de rango, tendrían el privilegio de llevar cintas verdes en el rabo los domingos" (capítulo 9). En la versión de Batchelor y Halas se refleja la primera parte del párrafo; en lo referente al lazo, vemos a los cerditos con lazos rosas en la cola, pero no sabemos la importancia que tiene el hecho de poder llevarlo, de modo que se queda como un mero adorno.
  • En "Bestias de Inglaterra": en el libro, Major les enseña esta canción a los demás animales de la granja. La cantaban su madre y las otras cerdas, y recoge muy bien el espíritu de su revolución; la música es "pegadiza, mezcla de Clementine y La cucaracha". La letra es la siguiente:
Bestias de Inglaterra, bestias de Irlanda,
bestias de todo clima y país,
oíd mis alegres nuevas
que anuncian un futuro feliz.

Tarde o temprano llegará el día
en el que se acabará la tiranía del hombre,
y sólo las bestias hollarán 
los fértiles campos ingleses.

Desaparecerán los aros de nuestros hocicos,
y de nuestro lomo los arneses,
se oxidarán para siempre los frenos y las espuelas
y los crueles látigos no volverán a chasquear.

Riquezas que la mente no puede abarcar,
trigo y cebada, heno y avena,
trébol, alubias y remolacha
desde ese día nuestras serán.

Brillantes lucirán los campos ingleses,
más puras serán sus aguas,
más dulces soplarán sus brisas
el día que conozcamos la libertad.

Por ese día todos debemos trabajar,
aunque muramos sin verlo amanecer;
vacas y caballos, gansos y pavos,
todos debemos luchar por la libertad. 

Bestias de Inglaterra, bestias de Irlanda
bestias de todo clima y país,
oíd bien y difundid mis nuevas
que anuncian un futuro feliz.

En la película Major no les enseña la canción, sino que los animales ya la conocen (aunque no se dice por qué) y no tiene letra.

  • En algunas escenas y personajes que no aparecen en la película: 
      • El deber de lealtad a Jones: al principio, algunos animales dudan del animalismo porque consideran que le deben respeto al señor Jones (capítulo 2). Quien mejor refleja esta controversia es Mollie, una yegua muy presumida que adora los terrones de azúcar, los lazos y haraganear. El animalismo es contrario a estas cosas, de modo que ella terminará por huir de la granja y establecerse en la del vecino. Tras esta traición los animales juran no volver a pronunciar su nombre (capítulo 5).
      • Los lemas de Boxer: este caballo representa al pueblo llano que, a pesar de todo, nunca deja de confiar en sus líderes. Por eso no es de extrañar que sus lemas sean "¡Trabajaré más duro!" y "Napoleón siempre tiene razón".
      • La bandera, el disparo de la escopeta y el cráneo de Major: "Snowball había encontrado en el guardarnés un viejo mantel verde de la señora Jones y había pintado en él una pezuña y un cuerno blancos. Lo subían al mástil del jardín de la casa cada domingo por la mañana. La bandera era verde, explicó Snowball, para representar los verdes campos de Inglaterra, mientras que la pezuña y el cuerno significaban la futura República de los animales, que surgiría cuando finalmente derrocaran a la raza humana." (capítulo 3). "Discutieron mucho sobre qué nombre poner a la batalla. Al final la llamaron Batalla del Establo de las Vacas, ya que era allí donde se había producido la emboscada. La escopeta del señor Jones apareció tirada en el barro, y se sabía que había una provisión de cartuchos en la casa. Se decidió colocar el arma al pie del mástil [de la bandera], como una pieza de artillería, y dispararla dos veces al año: una el 12 de octubre, aniversario de la Batalla del Establo, y otra el día de San Juan, aniversario de la Rebelión" (capítulo 4). Más adelante desentierran de la huerta el cráneo de Major y lo colocan sobre un tocón, al pie del mástil, junto a la escopeta. "Después de izar la bandera, los animales tenían que desfilar por delante del cráneo de manera reverente antes de entrar en el establo" (capítulo 5). 
Ilustración del cráneo de Major, de Ralph Steadman, para Rebelión en la Granja - Cine de Escritor

      • El personaje de Minimus: es un cerdo que compone canciones y poemas, y forma parte del comité junto con Napoleón y Squealer. Compone otra canción cuando se prohíbe cantar "Bestias en Inglaterra", aunque a los animales no les gusta tanto porque sólo ensalza a su líder.
      • Las negociaciones con Pilkington y Frederick: la Granja Animal posee una pila de madera de los tiempos de Jones. El señor Pilkington, de la granja Foxwood, y el señor Frederick, de la granja Pinchfield, están muy interesados en comprarla. Frederick es el más ansioso, pero no ofrece un buen precio; Napoleón hace ver que se lleva muy bien con Pilkington al tiempo que se rumorea que Frederick planea destruir el molino y que es cruel con sus animales. Después de esto, el cerdo líder vende la madera a Frederick: todo ha sido una estratagema para que el granjero suba el precio. Sin embargo no consigue su propósito: el dinero con el que ha pagado es falso. Tras saber lo fácil que resulta engañar a sus enemigos, Frederick encabeza la que más tarde será conocida como la Batalla del Molino; Napoleón pide ayuda a Pilkington, y éste, lógicamente se la niega.
      • Los rumores sobre la granjalas personas intentan convencerse de que la granja fracasará, así que van extendiendo rumores de la Granja Animal, como que allí "practicaban el canibalismo, se torturaban unos a otros con herraduras al rojo vivo y compartían a sus hembras" (capítulo 4).También que "los animales se estaban muriendo de hambre y de enfermedades, que se peleaban todo el tiempo y que habían recurrido al canibalismo y al infanticidio" (capítulo 7). Para acallar los rumores sobre la falta de comida, los cerdos instruyen al resto de animales para que le digan a Whymper que les han aumentado las raciones, y se lleva a cabo la siguiente treta: "Napoleón ordenó llenar de arena casi hasta el tope los graneros poco menos que vacíos y cubrir eso con los granos y la harina que quedaban. Con un pretexto cualquiera llevaron a Whymper a recorrer el depósito para que viera los graneros. El hombre, engañado, siguió informando al mundo exterior de que no había escasez de alimentos en la Granja Animal."
      • El gallo negro de Napoleón: "Cuando [Napoleón] aparecía, no sólo contaba con su séquito de perros sino con un gallito negro que marchaba delante de él y actuaba como una especie de trompeta, soltando un <<¡quiquiriquí!>> antes de que hablara Napoleón" (capítulo 8).
      • La Manifestación Espontánea: "Napoleón había dado la orden de que una vez a la semana se realizara algo llamado Manifestación Espontánea, cuyo objeto era celebrar las luchas y los triunfos de los animales de la Granja Animal. A la hora indicada los animales abandonaban el trabajo y recorrían la granja en formación militar con los cerdos a la cabeza, seguidos por los caballos, las vacas, las ovejas y después las aves de corral. Escoltaban la procesión los perros y el gallo negro de Napoleón. Boxer y Clover siempre llevaban entre los dos una bandera verde con la pezuña y el cuerno y la leyenda <<¡Viva el camarada Napoleón!>>. Después se recitaban poemas compuestos en honor de Napoleón y Squealer ofrecía en un discurso los detalles de las últimas subidas en la producción de alimentos y, a veces, un disparo con la escopeta" (capítulo 9).

Citas favoritas

Al describir Squealer la escena de manera tan gráfica, los animales tuvieron la impresión de que la recordaban. [...] Pero Boxer todavía estaba un poco intranquilo.

—No creo que Snowball fuera un traidor al principio —fue su conclusión—. Lo que hizo después ya es diferente. Pero creo que en la Batalla del Establo fue un buen camarada.

—Nuestro líder, el camarada Napoleón —anunció Squealer, hablando pausadamente pero con firmeza—, ha afirmado categóricamente, digo categóricamente, camarada, que Snowball fue agente de Jones desde el principio; sí, incluso desde mucho antes de que se pensara en la rebelión.

—¡Ah, eso es diferente! —dijo Boxer—. Si lo dice el camarada Napoleón, debe de ser cierto.
 ~Capítulo 7~



Resultaba reconfortante recordar que, después de todo, eran realmente sus propios amos, y que todo lo que hacían era para su propio beneficio. Así, con las canciones, las procesiones, las cifras de Squealer, el trueno de la escopeta, el canto del gallo y el ondeo de la bandera podían, al menos parte del tiempo, olvidar que tenían la barriga vacía. 
~Capítulo 9~

Curiosidades

Los perros protegen la casa de Napoleón, en Rebelión en la granja - Cine de Escritor
    • El auténtico nombre de George Orwell es Eric Arthur Blair, y nació en Motihari (India).
    • La primera edición de "Rebelión en la granja" llevaba como subtítulo "Un cuento de hadas".
    • Major era un verraco blanco mediano que había ganado numerosos premios; su nombre de exposición era Willingdon Beauty. Tenía doce años y nunca le habían recortado los colmillos (capítulo 1).
    • En el libro hay un cuervo amaestrado llamado Moses que miente a los animales diciéndoles que conoce la existencia de un "misterioso país llamado Monte Caramelo, al que iban todos los animales cuando morían. Estaba situado en el cielo, un poco más allá de las nubes, decía Moses. En Monte Caramelo era domingo los siete días de la semana, abundaba el trébol todo el año y en los setos crecían terrones de azúcar y bizcochos de linaza" (capítulo 2).
    • Boxer llevaba un sombrero de paja en verano para protegerse de las moscas, pero lo arrojó al fuego cuando se dictaminó que los animales no debían vestir ropa (capítulo 2).
    • En la Granja Manor sólo hay dos cerdos criados para vender: Snowball y Napoleón (éste de raza Berkshire). El resto están destinados a la matanza. No deja de ser curioso que precisamente los dos que se iban a "salvar" sean quienes lideren la rebelión, dado que los otros deberían tener más interés en derrocar a los humanos.
    • Existe otra adaptación de "Rebelión en la granja"; data de 1999 y es de imagen real.
    • La trama de Orwell ha inspirado la creación de historias similares, como "Chicken Run: evasión en la granja" (2000), en la que unas gallinas, infelices por tener que dar todos sus huevos y después ser convertidas en pastel de pollo, deciden huir de la granja.

    Conclusión

    El final de la película destroza la moraleja de la historia que escribió Orwell, despojándola de todo su significado y cambiando su mensaje por otro completamente distinto. Así que no lo dudo: mi favorito es el LIBRO.


    Y a ti, ¿cuál te ha gustado más?


    Datos del libro


    Título original: Animal Farm

    Autora: George Orwell


    Ilustrador: Ralph Steadman

    Primera edición: 1945


    Editorial: Libros del Zorro Rojo (ed. 2010)

    Número de páginas: 152

    ISBN: 978-84-92412-77-8


     

    Ficha técnica de la película


    Título original: Animal Farm

    Directores: Joy BatchelorJohn Halas

    Guión: Joy Batchelor, John Halas, Borden Mace, Joseph Bryan III, Lothar Wolff, Philip Stapp

    Año de estreno: 1954

    Productora: 
    Halas and Batchelor Cartoon Films

    Duración: 72 minutos


    Listado de Libros versus Películas del blog Cine de Escritor

    Comparte si te ha gustado ;)

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Si comentáis y queréis recibir una notificación de la respuesta en vuestro correo, por favor seleccionad "Avisarme"; para dejar de recibir las notificaciones basta con desactivar la opción.

    Contesto a todos los comentarios, pero no puedo aceptar premios. Aunque os agradezco las nominaciones, tener que contestar a tantas preguntas parecidas una y otra vez me quita tiempo para sacar el blog adelante. Espero que lo entendáis :)