Relato: "Lo vive demasiado" | Cine de Escritor

13 marzo 2015

Relato: "Lo vive demasiado"

Relato Lo vive demasiado, de Alba Benesiu Pueyo

—Pues sí, mi nueva película se llamará "La jaula del ayer": yo seré la protagonista, una joven arqueóloga que ha conseguido viajar al futuro a través de una cápsula enterrada en el subsuelo del Museo de Pseudociencia de su ciudad. Para conseguir el papel tuve que aprender a hablar una lengua que, supuestamente, se hablará dentro de miles de años: buldangi, la llaman. ¿Quiere que le diga unas palabras en buldangiés?

—No, muchas gracias. Como ya le he dicho, todo esto no me interesa.

—Oh, la estoy aburriendo, ¿verdad? Pero espere, espere, que ahora viene lo mejor: ¿sabe por qué mi personaje es diestra en el presente, pero zurda en el pasado? Pues porque, durante el viaje temporal, sus hemisferios cerebrales se mueven de sitio. Ingenioso, ¿no?

—¡Oiga, ya está bien! Ahora va a escucharme usted a mí: yo no soy reportera, y esto no es una entrevista para Todo sobre el Cine. Sí, es usted actriz, pero no ha conseguido ningún papel desde que admitió su adicción al jarabe para la tos. ¿O es que no lo recuerda?

—Ah, pues… ahora que lo dice… sí, tiene razón. Lo siento. Vivo tanto mi profesión que no puedo evitar mezclar el trabajo con mi vida personal. Mi representante dice que eso me pasa por no tener un teléfono privado y otro oficial. Sé que debería, pero no sé si serviría de algo, ¿sabe? Es que a veces me da la sensación de que todavía estoy en un decorado, como ahora mismo… Es extraño porque…

—¡Todo eso me da igual! ¡Además, esa sinopsis que me ha contado es absurda y típica hasta la saciedad! Fijo que la cápsula ésa la enterraron los marcianos o alguna tontería similar… ¿Y qué narices hacía una arqueóloga en un museo sobre la pseudociencia? ¿No iría eso contra todo en lo que cree? ¿Y por qué ese título, "La jaula del ayer", si la película está ambientada en el futuro? ¡Nada de lo que dice tiene sentido!

La actriz abrió la boca para protestar. Pero todas las acusaciones eran ciertas, de modo que cerró la boca, bajó la cabeza, se encasquetó su sombrero de fieltro y se alejó con una expresión triste y soñadora.

—¡Oiga, que yo quería saber cómo acaba la historia! —se quejó una de las mujeres que esperaban en la cola para entrar al baño de la estación de trenes. Las demás le dieron la razón, indignadas por haberse quedado con la miel en los labios.
***


Lee aquí los relatos de Alba Benesiu Pueyo - Cine de Escritor


~Este relato se publicó originalmente en el Taller de enero del blog Literautas. Todos los derechos pertenecen a la autora, Alba Benesiu Pueyo~

Comparte si te ha gustado ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si comentáis y queréis recibir una notificación de la respuesta en vuestro correo, por favor seleccionad "Avisarme"; para dejar de recibir las notificaciones basta con desactivar la opción.

Contesto a todos los comentarios, pero no puedo aceptar premios. Aunque os agradezco las nominaciones, tener que contestar a tantas preguntas parecidas una y otra vez me quita tiempo para sacar el blog adelante. Espero que lo entendáis :)