Libro versus Película: "El pianista del gueto de Varsovia / El pianista" (Wladyslaw Szpilman vs. Roman Polanski) | Cine de Escritor

31 enero 2018

Libro versus Película: "El pianista del gueto de Varsovia / El pianista" (Wladyslaw Szpilman vs. Roman Polanski)

Libro vs Película. El pianista del gueto de Varsovia, de Wladyslaw Szpilman y Roman Polanski - Cine de Escritor
Esta entrada contiene spoilers, estás avisado :)


Argumento / Sinopsis

"Novela autobiográfica que nos relata las vivencias de un joven polaco en la Segunda Guerra Mundial. La entrada de los nazis en Varsovia marca la vida del protagonista y del resto de judíos.

La novela de Szpilman tiene la particularidad de ser una de las primeras que se publicó al terminar la guerra ya que la gran mayoría de los que vivieron durante esos años optaron por el silencio con la esperanza de que éste les trajera el olvido. Esta característica que acabamos de comentar, marca el estilo de toda la novela ya que, a veces, diera la sensación de que el protagonista siguiera conmocionado por todo lo que le ocurrió, casi en estado de shock." (Argumento de la novela)

"Wladyslaw Szpilman, un brillante pianista polaco de origen judío, vive con su familia en el ghetto de Varsovia. Cuando, en 1939, los alemanes invaden Polonia, consigue evitar la deportación gracias a la ayuda de algunos amigos. Pero tendrá que vivir escondido y completamente aislado durante mucho tiempo, y para sobrevivir tendrá que afrontar constantes peligros." (Sinopsis de la película).


Diferencias entre el libro y la película


  • El escondite de los objetos de valor
El violín en El pianista del gueto de Varsovia - Cine de Escritor

En el libro: "Pronto se publicaron decretos aplicables sólo a los judíos. Una familia judía no podía tener en casa más de dos mil zlotys. Los demás ahorros y artículos de valor debían depositarse en el banco, en una cuenta bloqueada. Al mismo tiempo, las propiedades inmobiliarias judías tenían que ser entregadas a los alemanes. Claro que apenas hubo nadie lo bastante ingenuo para dar sus bienes al enemigo por propia voluntad. Como todos los demás, decidimos esconder nuestras pertenencias de valor, aunque se componían sólo del reloj y la cadena de oro de mi padre, y de cinco mil zlotys. [...] Llegamos a un acuerdo amistoso: escondimos el reloj debajo del armario, la cadena debajo del diapasón del violín de nuestro padre, e introdujimos el dinero en el marco de la ventana" (capítulo 4).

En la película: es Halina (la hermana menor de Wladyslaw) quien propone guardar el dinero restante en una cuenta bloqueada. Al final deciden esconder el reloj debajo de las plantas y el dinero en los oídos o "efes" del violín del padre. Quizá parezca que el escondite del instrumento no es muy diferente, pero si tenéis en cuenta las partes de un violín veréis que es mucho más difícil recuperar algo escondido en los oídos; de hecho Henryk, se pelea con Wladyslaw por eso.


  • Los puntos de vista
Wladyslaw Szpilman (Adrien Brody) en El pianista del gueto de Varsovia - Cine de Escritor

En el libro: Wladyslaw nos cuenta los sucesos que vivió y añade informaciones que le contaron a posteriori: "Hasta mucho después no supe que el millar de hombres capturados en el gueto habían sido llevados directamente al campo de Treblinka, para que los alemanes pudieran probar la eficacia de las cámaras de gas y los hornos crematorios recién construidos" (capítulo 7). Por eso, cuando su familia subió al tren, supo que nunca volvería a verla.

También habla de los rumores sobre los campos de trabajo, los campos de concentración y las falsas grabaciones de los alemanes: "Había otra cosa que interesaba a la gente en esa época: entre sus restantes actividades cotidianas, los alemanes se habían aficionado a hacer películas. Nos preguntábamos por qué. Irrumpían en un restaurante y les decían a los camareros que prepararan una mesa con la mejor comida y la mejor bebida. Luego ordenaban a los clientes que rieran, comieran y bebieran, y los tomaban en celuloide divirtiéndose así. Los alemanes filmaban las representaciones de opereta en el cine Femina de la calle Leszno y los conciertos sinfónicos dirigidos por Marian Neuteich que se ofrecían allí mismo una vez por semana. Insistían en que el presidente del Consejo Judío celebrara una lujosa recepción e invitara a todas las personas destacadas del gueto, y también filmaban la recepción. Por último, un día agruparon a cierto número de hombres y mujeres en los baños públicos, les dijeron que se desnudaran y se bañaran en la misma sala, y filmaron la curiosa escena con todo detalle. Sólo mucho más tarde descubrí que esas películas estaban pensadas para la población del Reich y del extranjero. Los alemanes hacían las películas antes de acabar con el gueto, para desmentir posibles rumores en caso de que llegaran al mundo exterior noticias de lo ocurrido. Mostraban lo bien que vivían los judíos de Varsovia, y también lo inmorales y despreciables que eran: para eso servían las escenas de hombres y mujeres judíos compartiendo el baño, desnudándose sin pudor unos delante de otros" (capítulo 7).

Por otro lado, al final de la novela hay extractos del diario del capitán alemán Wilm Hosenfeld con más detalles.

En la película: al principio del filme vemos imágenes reales de Varsovia en 1939. El resto de la información nos llega a través de la visión de Wladyslaw y de las novedades sobre los aliados, transmitidas por otros personajes sobre los aliados. Sin embargo, parece que no existen más sucesos fuera de Varsovia.


  • La actitud del padre de Wladyslaw hacia los alemanes
El padre (Frank Finlay) en El pianista del gueto de Varsovia - Cine de Escritor

En el libro: "Dábamos largos rodeos por la calle sólo para no encontrarnos con un alemán y, si no podíamos evitarlo, mirábamos a otra parte y hacíamos como si no lo hubiéramos visto, aunque eso pudiera costamos una paliza.

La actitud de mi padre era por completo diferente. Elegía las calles más largas para sus paseos, y se inclinaba ante los alemanes con una gracia y una ironía indescriptibles, sintiéndose feliz cuando uno de los soldados, desorientado por su radiante sonrisa, le respondía con un atento saludo y le sonreía como si fueran buenos amigos. Al volver a casa por la noche no podía remediar hablarnos con naturalidad de su amplio círculo de amistades: le bastaba poner un pie en la calle, nos decía, para que lo rodearan decenas de conocidos. Él no podía hacer otra que corresponder a tanta cordialidad y tenía la mano rígida de tanto saludar con el sombrero. Decía esto con sonrisa traviesa, frotándose regocijado las manos" (capítulo 4).

En la película: pasa junto a unos alemanes sin saludar; ellos le golpean y le recuerdan que no puede caminar por la acera (está prohibida para los judíos).


  • Los pensamientos suicidas de Wladyslaw
En el libro: el pianista vive escondido, trasladándose una y otra vez, siempre alerta por si la Gestapo está por los alrededores. Está tan nervioso que más de una vez piensa en suicidarse y acabar con el tormento: en una ocasión piensa en suicidarse ahorcándose con un trozo de cuerda sujeto a una alcayata; la segunda, cuando los soldados incendian el edificio en el que se esconde (se traga un tubo de somníferos y deja un frasco de opio cerca, pero se queda dormido; cuando despierta sigue vivo porque el fuego no ha llegado hasta su habitación); la tercera, cuando se esconde en un hospital evacuado poco frecuentado, piensa en cortarse las venas con una hoja de afeitar. Para distraerse, estudia inglés y repasa mentalmente su repertorio.

En la película: sólo le vemos flaquear cuando piensa en suicidarse tirándose por una ventana.



  • El soldado alemán: Wilm Hosenfeld
Wilm Hosenfeld (Thomas Kretschmann) en El pianista del gueto de Varsovia - Cine de Escritor

En el libro: Wladyslaw está escondido en una de las casas del gueto destruido. Un alemán le descubre, le pide que toque el piano para demostrar que es pianista y, conmovido, decide ayudarle. Poco después ambos saben que la guerra está a punto de terminar y que Alemania va a perder; Wladyslaw le dice su nombre y dónde trabaja: es su modo de agradecerle su ayuda de ese modo, ya que, si el alemán es condenado, quizá el testimonio de Wladyslaw le salve la vida. Al final de la novela hay un epílogo, "Un puente entre Wladyslaw Szpilman y Wilm Hosenfeld", en el que Wolf Biermann nos explica qué pasó con el capitán alemán, cuyo nombre era Wilm Hosenfeld: "El capitán Hosenfeld fue hecho prisionero por el ejército soviético en los últimos días de la guerra y murió en cautividad siete años después. [...] Sé por Szpilman que comenzó a buscar a su salvador en 1945, sin resultado. Cuando llegó al lugar donde su amigo violinista había visto al hombre, el campo había sido trasladado. Hosenfeld murió en un campo para prisioneros de guerra en Stalingrado, un año antes de la muerte de Stalin. Fue torturado en su cautiverio porque los oficiales soviéticos pensaron que su afirmación de que había salvado a un judío era una mentira especialmente monstruosa. Sufrió luego varios ataques cerebrales. Al final se encontraba en un estado de gran confusión, como un niño apaleado que no entiende por qué lo golpean. Murió en total postración espiritual."

En la película: es el alemán quien le pide a Wladyslaw que le diga su nombre porque quiere escucharle en la radio. Parece que le es indiferente encontrar al alemán que le salvó.


  • El papel del policía judío
En el libro: "El policía judío que los había llevado [a Henry y a Halina al Umschlagplatz] me conocía del café Sztuka y yo suponía que podría ablandar su corazón con bastante facilidad, sobre todo porque no había ninguna razón formal para que ellos dos estuvieran allí" (capítulo 9).

En la película: su nombre es Itzak Heller y detiene solamente a Henryk, aunque al final también le libera. Por otro lado, es él quien ayuda a Wladyslaw y le arrastra fuera del grupo de judíos que están siendo subidos a los trenes (en el libro no se dice quién fue).


  • El personaje de Dorota
Dorota (Emilia Fox) en El pianista del gueto de Varsovia - Cine de Escritor

Dorota es exclusiva de la película. Wladyslaw la conoce poco antes de que estalle la guerra, al terminar su jornada en Radio Varsovia. Ella es violonchelista, y admira el trabajo del pianista. Salen juntos un par de veces y vemos que hay interés amoroso, pero sus caminos se separan por culpa de la guerra. Finalmente se reencuentran un año después, cuando ella acepta ocultarle en su casa durante una noche. Wladyslaw lo ha perdido absolutamente todo; por su parte, Dorota se ha casado y está esperando un hijo. Wladyslaw la contempla tocar el violonchelo sin que ella se de cuenta; él no dice nada, pero leemos en su mirada que él podría haber ocupado el lugar de su marido y tener lo que ella tiene (un hogar, estabilidad, una familia) de no haber estallado la guerra.


Cita preferida

—¡Qué vergüenza para todos nosotros! —casi gritó [el dentista]— ¡Les estamos dejando que nos lleven a la muerte como ovejas que van al matadero! ¡Si atacáramos a los alemanes nosotros, que somos medio millón, podríamos escapar del gueto o al menos moriría con honor, no como una mancha en el rostro de la Historia!

Nuestro padre escuchaba. Bastante incómodo pero con una sonrisa amable, se encogió un poco de hombros y preguntó:

—¿Cómo puedes estar tan seguro de que nos envían a la muerte? —Bueno, claro que no lo sé de cierto. ¿Cómo voy a saberlo? ¿Nos lo iban a decir? ¡Pero puedes estar seguro al noventa por ciento de que piensan aniquilarnos!

Nuestro padre sonrió otra vez, como si estuviera todavía más seguro de sí mismo después de esa respuesta:

—Mira —le dijo, señalándole la muchedumbre concentrada en el Umschlagplatz —. ¡No somos héroes! Somos gente normal y corriente, y por eso preferimos arriesgarnos y confiar en ese diez por ciento de posibilidades de vivir.
~Capítulo 9. El Umschlagplatz~


Escena favorita

Cuando el oficial alemán encuentra a Wladyslaw y le pide que toque el piano. Él lleva más de cinco años sin tocar, pero...



Curiosidades

  • La historia de Wladyslaw Szpilman se publicó por primera vez en 1946 en Polonia con el título "Śmierć miasta" ("Muerte de una ciudad"). En el epílogo de la novela Wolf Biermann añade: "Muy pronto fue retirado de la circulación por los validos polacos de Stalin y nunca se reeditó, ni en Polonia ni fuera. Cuando los países conquistados por el Ejército Rojo fueron quedando bajo el dominio completo de sus libertadores, la nomenklatura de Europa oriental en general fue incapaz de tolerar relatos de testigos presenciales tan auténticos como el recogido en este libro. Contenían verdades demasiado dolorosas sobre la colaboración de rusos, polacos, ucranianos, lituanos y judíos con los nazis alemanes. Ni siquiera en Israel quería la gente oír hablar de esas cosas. Puede parecer extraño, pero es comprensible: era un asunto intolerable para todos los afectados, tanto víctimas como verdugos, aunque evidentemente por razones opuestas." En 1998 el hijo de Szpilman, Andrzej Szpilman, volvió a publicarlo en alemán como "Das wunderbare Überleben" ("La milagrosa supervivencia") y finalmente en inglés, "The Pianist". 
  • El actor Adrien Brody interpretó a Wladyslaw: se preparó su papel perdiendo mucho peso, deshaciéndose de sus propiedades y aislándose de la sociedad. También aprendió a tocar las composiciones de Chopin, famosas por su difícil ejecución.

Conclusión

La novela es increíblemente fría: Szpilman nos cuenta todo el horror del Holocausto de una forma tan indiferente que da escalofríos. No creo que haya que denominarla "novela"; más bien, "testimonio"; nada más terminar la guerra, el autor escribió todo lo que vivió, pero no para transmitir una historia, sino para desahogarse del horror que aún le atenazaba. A algunos les decepcionará por la narración abúlica, así como en su obsesión por la música como un salvavidas, pero la mezcla de belleza y de inmensa tristeza (como las de la escena en la que su padre se despide de él con una sonrisa impotente antes de subir al tren que le lleva a la muerte) expresan perfectamente su dolor.

La película elimina o modifica algunos personajes terciarios y pasajes en los que no sucede nada demasiado relevante; es comprensible, pero considero que se podrían haber dejado algunas de las personalidades destacadas que Wladyslaw conoció, como Janusz Korczak; eso le habría dado más verosimilitud a la cinta.

Resultado del libro versus película de "El pianista del gueto de Varsovia": EMPATE.


Y a ti, ¿cuál te ha gustado más? 



Datos del libro


Título: El pianista del gueto de Varsovia

Título original: Śmierć miasta

Autor: Wladyslaw Szpilman

Primera edición: 1946

Editorial: Amaranto Editores, S.L. (ed. 2000)

Número de páginas: 228


ISBN: 84-921605-8-6

 

Ficha técnica de la película


Título: El pianista

Título original: The Pianist (Le Pianiste)

Director: 
Roman Polanski

Guión: 
Ronald Harwood

Año de estreno: 2002

Productora: 
Coproducción GB-Francia-Polonia-Alemania; R.P. Productions / Heritage Films / Studio Babelsberg / Runteam Ltd.

Duración: 148 minutos



Listado de Libros versus Películas del blog Cine de Escritor

Comparte si te ha gustado ;)

3 comentarios:

  1. No he leído el libro, y no sé si lo haré, creo que no, me cuesta acercarme a estas lecturas, vi la película y me gustó, la recomendaría.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sabía que esta película, que pasa por una de las mejores sobre el Holocausto, estaba basada en hechos reales; pero creía con algún guión actual y no basada en las propias memorias del protagonista. Fastidia descubrirlo tarde porque soy más de ver las adaptaciones después de leer las novelas ¡De todas formas me apunto el libro entre mis pendientes!

    ResponderEliminar

*Al comentar en el blog confirmas que aceptas la política de privacidad.

*Si comentáis y queréis recibir una notificación de la respuesta en vuestro correo, por favor seleccionad "Avisarme"; para dejar de recibir las notificaciones basta con desactivar la opción.

*Contesto a todos los comentarios, pero no puedo aceptar premios. Aunque os agradezco las nominaciones, tener que contestar a tantas preguntas parecidas una y otra vez me quita tiempo para sacar el blog adelante. Espero que lo entendáis :)